La obesidad canina es un problema cada vez más frecuente. No solo tiene repercusión directamente en el tiempo de vida de nuestro perro, si no que puede generar otro tipo de patologías que afecten a la salud y la felicidad de nuestra mascota.