El aceite de coco es un aceite vegetal con múltiples beneficios para nuestros perros, que no puede faltar en su dieta. Además, podemos usarlo también a nivel externo gracias a sus propiedades como antibiótico natural, por los pequeños milagros que logra.

PROPIEDADES Y BENEFICIOS:

Para uso interno:
  • Favorece las digestiones: Actúa mejorando la digestión de los canes y favoreciendo la buena absorción de nutrientes. Puede ayudar a la curación de trastornos digestivos  e intestinales como por ejemplo: insuficiencia pancreática, colitis, síndrome inflamatorio intestinal, gastritis… El ácido graso más presente es el ácido láurico potencialmente antibacteriano y antiinflamatorio.
  • Fortalece el sistema inmune: Gracias a las propiedades antivirales, antibacteriales y antifúngicas, ayuda a eliminar las posibles bacterias, virus y hongos de los intestinos. Puede llegar a reducir el Candida Albicans, el cual es un hongo que se encuentra en el tracto gastrointestinal. 
  • Ideal para perros con intolerancias alimenticias: Es perfecto para la dieta de peludos que comen menús mono proteicos a causa de alguna intolerancia. Será una fuente adicional de energía hipo-alergénica ya que no va a poder consumir otras grasas de origen animal. Como hemos comentado, favorece las digestiones y la flora intestinal.
  • Grasas positivas: ¡Gran fuente de energía! Es cierto que este aceite de origen vegetal, tiene un gran porcentaje de grasas saturadas. Sin embargo, el 64% de estas grasas son ácidos grasos de cadena media. ¿Qué significa esto? Que los perros lo metabolizan de una manera distinta, van directamente al hígado siendo transformados en energía. Actúa acelerando el metabolismo del animal, administrando una constante fuente de energía y ayuda a la pérdida de calorías con peludos que estén en sobrepeso.
  • Ayuda a controlar la glándula tiroidea: Estimula el funcionamiento normal de la glándula tiroides y la producción de hormonas. Además, favorece al buen funcionamiento del metabolismo y la producción de insulina, por lo tanto es ideal para el hipotiroidismo y la diabetes canina.

Dosificación recomendada para uso interno: 1 cucharadita por cada 4 kilogramos de peso del animal. Podemos empezar por ¼ de cucharadita e ir incrementando hasta llegar a la dosis indicada para tu peludo. 

Para uso externo:
  • Ideal para pieles delicadas: Muchos perros sufren dermatitis atópica, descamación, piel seca, picaduras de pulga, parásitos… Se usa como remedio natural, ya que sus propiedades humectantes, antiinflamatorias y antibacterianas actúan sobre la piel. Eliminando las bacterias, acelera la recuperación natural de la piel y palia los picores propios de la dermatitis.  Deberíamos untarlo en las zonas problemáticas de la piel de manera diaria y veríamos como obtenemos resultados positivos.
  • Oídos limpios, libres de otitis: Puede prevenir la acumulación de secreción en los oídos. Así como también la futura producción de hongos y bacterias que puedan provocar la otitis. Ataca a los ácaros e infecciones. Podemos aplicar una pequeña porción con la ayuda de un algodón, haciendo especial énfasis en los recovecos sin llegar a introducirlo en el orificio.

En DogfyDiet siempre recomendamos suplementación, no es estrictamente necesaria para la dieta, pero siempre va a favorecer algunos aspectos de la salud de nuestros peludos.