Uno de los temas más cuestionados en Dogfy Diet por todos vosotros es la temida diarrea. Todos los que hemos tenido o tenemos perro, hemos pasado por ello en algún momento u otro.

Nos preocupamos mucho cuando vemos unas heces distintas en nuestro peludo, pero debemos saber diferenciar el motivo y con ello, si debemos alarmarnos. Esto se incrementa con el cambio de dieta que suele ser un factor en el que no siempre, repetimos, no siempre, puede influir.

¿Cómo detectar una diarrea?

  • Lo primero que notaremos es la frecuencia en la que nuestro peludo hace sus necesidades. De normal, con la alimentación procesada, las heces son mucho más voluminosas y frecuentes, pero con la dieta natural, como sabéis, cambian a ser menos cantidad yen mucha menos frecuencia. Si observas un cambio notable en las veces que defeca el animal, puede que esté teniendo un ataque de diarrea.
  • Alteraciones en las contracciones rítmicas normales y las sensaciones del tracto gastrointestinal, haciendo que el perro sienta la constante necesidad de defecar. Suelen adoptar una posición encorvada que indica esfuerzo y que a veces, podéis confundir con estreñimiento.
  • Sangre en las heces: Si esta sangre se presenta en forma gotas, se trata de una inflamación del sistema digestivo y una pequeña colitis derivada por la diarrea. ¡Importante! Si la sangre es mezclada con sus heces, acude a tu veterinario de confianza con más urgencia.
  • Síntomas más severos: Inactividad, pérdida de apetito, fiebre y deshidratación. Es importante que cachorros y séniors, los mantengamos muy hidratados siempre.

Debemos tener en cuenta el momento en que sí que es de verdadera importancia o no, dado que por lo general, las mascotas jóvenes y saludables tienen un solo episodio de heces sueltas o diarrea, sin mayores consecuencias.

Causas que pueden provocarla:
Factor externo: Ha comido algo que no debía:

Cuando la diarrea sucede por esto, hablamos de diarreas ocasionales. A menudo nuestros peludos, pueden ser un poco “basurillas”, les llama la atención muchas olores, pensemos la cantidad de estímulos que tienen a su alrededor… Bien, pues  de manera natural su cuerpo quiere deshacerse de ello de inmediato, por ello pueden tener estos episodios pero que deben ser muy puntuales y de poca duración.

Factor externo: Palos, juguetes, cuerpos extraños:

Si tu perro se come un palo o un juguete masticable, la diarrea o las heces sueltas intermitentes pueden ser el resultado. Pero en muchos casos también se pueden añadir vómitos porque no están pudiendo digerir ese objeto.

En general, será siempre buena idea consultar al veterinario en estos casos si sospechas que se puede haber tragado un trozo de algo, ya que hasta que lo expulse puede seguir causando problemas en su organismo y derivar en intoxicación.

No haber hecho una buena transición a la nueva dieta:

Este caso es especialmente común en perros que se han alimentado largo tiempo con la misma comida, sobre todo si hablamos de procesados. El Ph intestinal, microbiota y su flora son muy pobres. Si alimentamos a los perros con la misma comida diariamente, todos los días del año, y luego cambiamos de repente su dieta, sin pasar por un período de transición, tendremos garantizada una diarrea.

Por ello, cuando empezáis con nuestros menús de Dogfy Diet viniendo de comer procesados, recalcamos  mucho que tenéis que hacer la transición lenta, sobre todo en el caso de peludos con el estómago sensible, ya que podemos provocar que acabe en con una fuerte diarrea : Empezar a incorporar la dieta paulatinamente a lo largo de 7-8 días, distribuidas en pequeñas raciones.

Lo más importante será que no mezclemos pienso con comida cocinada, podemos ocasionar problemas en su tracto digestivo que a veces, se ven a largo plazo. Son procesos de digestión diferentes, el pienso tarda unas 10h en desparecer del estómago del perro mientras que la natural unas 3h , se pueden generar toxinas y fermentaciones dado que la comida natural queda retenida en el estómago esperando a que se digiera el pienso, esto puede crear a largo plazo inflamación intestinal, diarreas repentinas.. etc. Esto también puede pasar con un pienso, realizar cambios repentinos de marcas de pienso por ejemplo, también pueden ser un motivo, pero no tan recurrente como un cambio de procesado a comida natural.

Es imprescindible, que si venían de estar alimentados con procesados, realicemos el cambio siguiendo las instrucciones de nuestro folleto.

Diarreas por enfermedad:
  • Alergias o Intolerancia alimentarias: Muchas veces causada por la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (IBD) o Síndrome del Intestino Irritable (IBS) es en realidad una respuesta a algo en la dieta. Muchas veces sucede con los piensos procesados, una mala alimentación puede derivar a estos graves trastornos.
  • La pancreatitis, que es la inflamación del páncreas, tiene la diarrea como uno de sus síntomas.
  • Las infecciones virales (por ejemplo: parvovirus) y bacterianas en el tracto gastrointestinal pueden causar diarrea.
  • Parásitos (como nombrábamos en el anterior blog):causa diarrea intermitente que puede ser difícil de diagnosticar. 
Remedios para combatirla:

El ayuno es necesario, en perros pequeños y medianos 12h e incluso los grandes, 24h de ayuno, pero siempre con hidratación. La finalidad es que pueda repararse y restaurarse al mismo tiempo que, se acabe limpiando del todo.

También nos puede ayudar, mantener su flora bacteriana activa, suplementar con pro-bióticos en esos días de digestión tan sensible. Es aconsejable realizar una dieta blanda, como Nutricionista Canina he de comentar que el arroz no siempre funciona en todos los perros y muchos Veterinarios suelen recomendarlo, pero como os menciono, NO EN TODOS LOS CASOS corta las diarreas:

El arroz es un carbohidrato muy almidonado que no solo tiende a fermentar en el tracto gastrointestinal sino también proporciona una fuente de alimento para bacterias oportunistas.

Sin embargo, la calabaza hervida da muy buenos resultados: También más segura para los perros diabéticos que el arroz y a la mayoría les encanta. Tiene un efecto regulador del proceso digestivo, lo mismo pasa con la zanahoria hervida, otro remedio casero útil es la Sopa de Moro:

Consiste en poner a hervir medio kilo de zanahorias durante una hora y media , añadir un litro de agua y a continuación lo trituraremos todo para que sea mucho más sencillo de comer para nuestro peludo.

Recordad que la mejor manera de prevenir problemas digestivos y una mala absorción de nutrientes siempre será el cambio a la dieta natural. En Dogfy Diet sois cientos los perritos que llegáis desesperados por tener problemas en las heces… Hasta el 80% del sistema inmunológico de las mascotas se encuentra dentro del tracto gastrointestinal, por lo tanto, si lo fortalecemos, aseguramos una buena flora bacteriana y unas digestiones óptimas.