En nuestra familia perruna de Dogfy Diet, existen muchos perfiles diferentes de perretes. Sin embargo, uno de los motivos más frecuentes por los que decidís a probar una dieta natural, es debido a que algunos perros no se comen bien su comida (la suministrada anteriormente antes de Dogfy Diet) y presentan inapetencia general.

¿Quieres saber cómo funciona Dogfy Diet? No dudes en escribirnos por WhatsApp. ¡Estaremos encantados de acompañarte en el cambio!

Siempre se ha catalogado al perro como un animal voraz y glotón. Estas características tienen un componente genético, pero también influyen otros aspectos, tales como el entorno, la situación emocional del perro, la comida suministrada actualmente y, por supuesto, su estado de salud. Desde Dogfy Diet siempre buscamos adaptarnos y ver a todos los perritos como casos distintos, por eso intentamos siempre maximizar la personalización del servicio, procurando adaptarnos a sus necesidades específicas.

Ver que nuestro perro no está respondiendo bien a la hora de alimentarse, es algo que puede despertar una alarma en nosotros.

En el blog de hoy, pues, vamos a exponer las posibles causas (físicas y psicológicas) que pueden provocar que un perro no quiera comer.

Detectar el motivo por el que nuestro perrito no quiere comer no es tarea sencilla, ya que no podemos comunicarnos con ellos. Por ello, debemos estar muy atentos a posibles señales que como dueños debemos de saber interpretar correctamente.

Como hemos dicho, distinguimos dos tipos de motivos principales, los psicológicos y los físicos.

Motivos psicológicos

La comida no le gusta o se ha cansado de ella

Esta es una razón muy común entre razas de perros pequeñas. Este grupo de razas se componen por perros que necesitan muy pocas calorías a lo largo del día para sentirse satisfechos, además de que suelen tener un paladar más exquisito. Si el caso de tu perro es este, es importante que no le acostumbres a comer lo mismo que tú, y tampoco en el mismo momento en que estés comiendo. Así mismo, es importante también evitar la comida entre horas (snacks y premios), ya que como hemos comentado, con las tomas quedan satisfechos y tienen suficiente alimento en su estómago para aguantar todo el día.

Para asegurarnos de que nuestro perrito no se canse de la comida, es importante que evitemos las dietas aburridas. Precisamente el éxito de Dogfy Diet en cuanto a palatabilidad para este perfil de perrito es muy alto, dado a que estos perritos más pequeños suelen cansarse rápido del alimento seco como es el pienso.

Que nuestro perro coma pienso cada día, supone que siempre percibe el mismo sabor. Además, es un alimento seco y eso dificulta las digestiones y tampoco ayuda a una correcta hidratación; además de ir en contra de su naturaleza.

Estrés/Ansiedad

Este motivo muchas veces pasa desapercibido. Debemos permanecer atentos, porque posiblemente notemos a nuestro perro decaído y mostrará indiferencia ante su plato de comida.

Una situación de esta índole puede ocurrir por múltiples causas, por ejemplo, un cambio en su rutina u horario, un fallecimiento, una mudanza… Debemos recordar que nuestros perros son animales rutinarios, y un cambio repentino en sus días puede modificar su estado de ánimo.

Existe un motivo muy común en perras no esterilizadas por las que muestran indiferencia a la hora de comer: el embarazo psicológico. Hay que observar muy bien a nuestras perritas, ya que pueden estar sufriendo una pseudogestación, que las hace dejar de comer, además de encontrarse muy apáticas. Que nuestra perrita esté sufriendo un embarazo psicológico es fácilmente detectable porque normalmente se acompaña también de cambios físicos.

En cachorros: deben acostumbrarse al espacio

Con la llegada de un nuevo cachorro, nos podemos encontrar que los primeros días se muestre inapetente. Será cuestión de tiempo. De hecho, es bastante frecuente que los primeros días no tengan un apetito voraz, pero pasado un periodo de adaptación al nuevo entorno, empezarán a pedir alimento constantemente, ya que un cachorro suele hacer entre 3 y 4 tomas al día.

Si nuestro cachorro sigue sin comer pasado el periodo de tiempo de adaptación, deberíamos observar que esto no fuera acompañado de otras causas físicas, pues sería un posible indicador de enfermedad y, en ese caso, deberíamos asistir al veterinario.

Motivos físicos

La lista de trastornos que pueden manifestarse con la ausencia de apetito es interminable y en ella se incluyen desde problemas leves, como trastornos digestivos, hasta patologías de gravedad, como el parvovirus canino

Problemas gastrointestinales

Puede deberse a un alimento que, de forma puntual, no le ha sentado bien. Puede que entonces presente dolor estomacal e incluso a veces, cierta hinchazón en el abdomen.

Muchos perros realizan ayunos de forma voluntaria. Esto ocurre sobre todo en los casos en que ingieren algo indebido. Después de que esto ocurra, debemos procurar proporcionar una dieta blanda, tal y como explicábamos en el blog anterior.

En cualquier caso, debemos permanecer atentos al estado de salud general de nuestro perro, ya que, por ejemplo, si no bebe agua y notamos que está débil, podría tratarse de un indicador de enfermedad grave, y es importante que lo detectemos a tiempo.

Obstrucciones/Alimentos inadecuados

Si el perro ha ingerido algo que no puede digerir, tal vez se sienta mal, o incluso puede que haya desarrollado una obstrucción en el estómago o en los intestinos. Dado esto, es posible que nuestro perro vomite (espuma blanca, líquido amarillo, objetos extraños, restos… deberemos examinar el vómito para comprobarlo) y no quiera comer. Puedes consultar el blog sobre vómitos para aprender a diferenciarlos y/o detectar posibles causas más graves.

Celo en hembras

En Dogfy Diet nos hemos encontrado casos recurrentes de inapetencia debido al celo en las hembras.

Con la llegada del celo y sobre todo cuando se da el primero, es habitual que las hembras no se muestren tan ansiosas o bien detectemos una pérdida parcial en su apetito. Esto no es motivo de alerta, ya que, si todo va bien, en pocos días su apetito volverá a la normalidad. En estos casos, forzar al animal puede ser contraproducente. Debemos estar tranquilos al recordar que sus neurotransmisores no permitirán que deje de comer por completo debido a su instinto de supervivencia.

Dolor en la zona bucal/Cambios en los dientes

La salud bucal de nuestros peludos es algo a lo que debemos prestar atención de forma frecuente. Sobre todo, es importante hacerlo si se trata de perros seniors o bien cachorros.

En el caso de los seniors, son más comunes las infecciones en la boca, la inflamación en las encías e incluso la pérdida de piezas bucales.

Sin embargo, en el caso de los cachorros, es posible que estén presentando inapetencia ante la comida porque sus dientes están cambiando. Es posible que, ante este fenómeno, se les lleguen a inflamar las encías, presentando incluso molestia o dolor.

Por último, lo que queremos transmitiros con este blog es un mensaje de calma, y como siempre, recalcar la importancia de la prevención. El tema de la inapetencia es muy amplio, y como ya hemos comentado, las causas físicas pueden ser muchas más de las mencionadas. Por eso, es importante observar bien a nuestro peludo y acudir a nuestro veterinario de confianza si detectamos un posible síntoma que pueda poner en peligro su salud.

Esperamos que este blog os haya dado suficiente información acerca de los motivos por los que un perro a veces presenta inapetencia ante la comida.

Para cualquier duda en relación al tema tratado hoy en el blog, el equipo nutricionista de Dogfy Diet queda a vuestra disposición.

¿Te gusta lo que hacemos en Dogfy Diet? La experiencia nos dice que es mejor que lo compruebes por ti mismo.