En la familia de Dogfy Diet, no sólo os resolvemos todas las dudas sobre Nutrición, suplementos naturales, digestiones, también os intentamos aconsejar sobre la salud de vuestros peludos que realmente es nuestra vocación.

Bien, pues en el Blog de hoy os queremos hablar sobre la importancia que tiene desparasitar a nuestros peludos así mismo, también los métodos preventivos. De igual manera que cuidamos su alimentación, debemos cuidar de los futuros parásitos que puedan atacar a nuestro mejor amigo de cuatro patitas.

Así que: ¡Se acerca la primavera! Época en que el riesgo de que estos estén presentes, es mucho más alto. Todos los perros pueden tener parásitos si no se desparasitan correctamente y al momento que debe hacerse, podemos poner en riesgo su salud dado que pueden afectarle de diferentes formas y presentar síntomas muy molestos.

¿Por qué es tan importante desparasitar?

Muchos de los parásitos que los perros pueden tener, también pueden afectar a las personas y a otros animales. Así mismo, estos parásitos pueden transmitir enfermedades a los humanos, provocando así una “zoonosis”. Desparasitar a tu perro hará que se mantenga libre de posibles infestaciones, que se sientan activos y tengan muy buena salud, recordad que muchos parásitos internos pueden dejar gravemente afectada la salud intestinal y digestiva de ellos.

Por todo esto es que la desparasitación de un perro es importante, sobre todo cuando son pequeños.

Con los cachorros debemos hacer especial atención, son más vulnerables a tener parásitos internos y externos pero, sobre todo, de lombrices o gusanos intestinales. 

Desaparición en cachorros:

Si es un cachorro, el primer paso es agendar una consulta veterinaria para evaluar su salud en general, de esta forma también podremos saber si está libre de parásitos o bien hay que iniciar un tratamiento.

Una vez en la consulta, es importante que sepamos la edad del cachorro, si alguna vez ha sido desparasitado y si es primera vez que visita a un veterinario. Lo normal y recomendable es que los cachorros sean desparasitados antes de que les pongan la primera vacuna.

La primera vez, debe ser entre los 21 y 30 días de nacido. Si es un cachorro mayor a los dos meses, ya es momento de ser desparasitado, siempre bajo la supervisión veterinario. Después de la primera desparasitación se debe establecer una rutina, podría ser cada mes o cada 3 meses. Este tiempo podría cambiar según el lugar donde viva el perro y su estilo de vida.

A Dogfy Diet, llegáis muchos con el cachorro recién llegado a casa, como es normal, estáis ilusionados por cambiar lo antes posible a la comida real.

Pero que vuestro peludo esté desparasitado, es más importante de lo que parece para poder iniciarse a su dieta nueva. Primeramente, el tracto digestivo de un cachorro no está formado del todo hasta los 6 meses de edad aproximadamente, la mayoría de ellos, hasta entonces, estaban alimentados con pienso ultra procesado. Por lo tanto, si tenemos a nuestro peludo desparasitado previamente a iniciar el período de transición a la dieta natural, no corremos un alto riesgo de que pueda tener alteraciones en su tracto digestivo, porque cuando los parásitos están presentes, realizar un cambio en su alimentación no es lo más adecuado.

Tipos de parásitos:
Parásitos internos:

Los parásitos internos son organismos muy pequeños que se alojan dentro de su organismo.

Los más comunes que un perro puede tener, son:

  • Gusanos intestinales: Para que el perro se contagie de este parásito, debe morder, lamer u olfatear algún objeto que se encuentre infectado. Estos gusanos pueden afectar gravemente el tracto digestivo de nuestros peludos e incluso dejar secuelas de por vida, una digestión sensible por siempre.
  • Gusanos pulmonares: Los perros se contagian de los gusanos pulmonares al ingerir algún alimento que esté infectado con las larvas del gusano pulmonar. Al ser ingeridas, las larvas llegan al sistema pulmonar del perro. 
  • Gusano del corazón: Este parásito se trasmite por la picadura de mosquitos. Cuando el mosquito pica deja sus huevos, y una vez que estos crecen dentro del cuerpo del perro, se van al corazón y también hacia las vías respiratorias. 
Parásitos externos:

Estos tipos de parásitos se localizan en la superficie externa del perro. Los más comunes en los perros, son: 

  • Pulgas: Estos son sin duda uno de los parásitos externos más frecuentes en los perros. Cuando llega la época del año en que el clima es cálido, las pulgas se reproducen más. Cuando un perro tiene pulgas, el primer síntoma será un rascado constante en todo su cuerpo. Si las pulgas no se tratan a tiempo, podrían infestar los lugares donde el perro siempre está incluso, toda la casa. ¡Mucho cuidado! Porque cada vez son más los perretes que tienen reacciones alérgicas a la picadura de la pulga y se ven afectados el doble.
  • Garrapatas: Son otros parásitos muy comunes, sobre todo en lugares donde el clima es fresco y son hematófagos, lo que quiere decir que se alimentan de sangre.  Las garrapatas son muy contagiosas y cuando pican pueden afectar la salud. Contienen una toxicidad en su saliva que pueden transmitir dolencias y enfermedades graves tales como: Parálisis (les provoca debilidad y puede causar una parada respiratoria), Enfermedad de Lyme, Anaplasmosis, Erliquiosis… etc.
Prevención y recomendaciones:

Primordial y esencial: Llevar la desparasitación interna y externa al día. En la interna se administran comprimidos o jarabes y en la externa también podemos usar comprimidos, pipetas, collares… Dependiendo también de lo que le resulte más cómodo a cada dueño y teniendo en cuenta que nuestro peludo no tenga alergia a algún método preventivo.

Algunas recomendaciones que os pueden ayudar son:
  • Recoger siempre las heces que haga el perro dentro del hogar. Lo recomendable es que el perro haga afuera de casa, pero en caso de que haga dentro de casa recogerla siempre usando la correcta protección. Luego, lavarse muy bien las manos. 
  • Evitar que el perro beba agua de lugares extraños o estancados. Podrían tener larvas de gusanos. 
  • Procurar que solo beba su agua. Es importante que su bebedero esté siempre limpio y con agua fresca. 
  • Cepillarlo con frecuencia. Se evita que se puedan alojar con mayor facilidad los molestos parásitos externos.
  • Evitar pipicanes: Es una opinión personal, dado que se crean muchas infestaciones y lamentablemente, muchas veces no cumplen las medidas higiénicas y fumigación.
  • Mantener limpio el comedero y el bebedero del perro. También es importante limpiar su cama y otros accesorios que use con frecuencia. 

Esperamos que todos los miembros de nuestra familia de Dogfy Diet, disfruten de una primavera sanos, libres de “bichitos”y con bienestar emocional. Recordad que la salud física del perro está estrechamente relacionada con la emocional y que se encuentren llenos de energía.