Las defecaciones de tu perro pueden darte una pista de su estado general de salud, alertándote sobre posibles problemas, necesidades dietéticas e incluso resolviendo el misterio del calcetín que perdiste hace un par de días.

Por eso te animamos a que la próxima vez, antes de recoger la caca, le eches un pequeño vistazo. Las heces podrían avisarte de alguna cosa importante. Vamos a intentar explicar los tipos de defecaciones que te puedes encontrar:

CACA DE MANUAL

Habitualmente de color marrón, ni demasiado dura ni demasiado blanda, con un olor suave y una estructura consistente. Es lo que conocemos como una caca estándar, no tiene ningún secreto que descubrir. Ha hecho su recorrido sin problemas por los intestinos de tu perro.

CACA DE COLOR ALQUITRÁN

Tiene una consistencia muy oscura y pegajosa. No es demasiado sólida. Es un poco difícil en este caso. En términos generales, es posible que tu perro tenga una úlcera gastrointestinal o que haya ingerido alguna cosa que no debería. También puedo ser un indicador de una enfermedad subyacente; contacta con el veterinario para hacerle las pruebas pertinentes.

CACA DE COLOR PÚRPURA

Podría ser indicativo de que algo grave está pasando. Por lo general, es un signo de síndrome de diarrea hemorrágica aguda idiopática (AHDS) también conocido como gastroenteritis hemorrágica (EHG), que se puede tratar si se detecta temprano, pero puede ser grave si se ignora. Se caracteriza por un inicio agudo de diarrea sanguinolenta, deshidratación intensa y una mayor permeabilidad de la mucosa vascular e intestinal y puede asociarse con una alta tasa de mortalidad si no se trata.

CACA DE COLOR ROJIZO

Se pueden apreciar rayas de rojo brillante u oscuro en las heces. Junto con los desechos, han recogido sangre a lo largo del tracto gastrointestinal distal, lo que indica posibilidad de colitis, lesión rectal, infección de la glándula anal o incluso un tumor.

CACA MOTEADA

Si tiene pequeñas manchas blancas que parecen granos de arroz, es muy probable que sean lombrices. No te preocupes, una simple visita al veterinario y seguir sus indicaciones harán que las cosas vuelvan a la normalidad.

CACA RECUBIERTA DE MOCO GRASIENTO

Si el páncreas no está produciendo las enzimas adecuadas para ayudar a descomponer la grasa, es probable que tenga este aspecto. Puede indicar una afección como una EPI (insuficiencia pancreática exocrina) o señales de una mala digestión.

CACA DE COLOR BLANCO

Sin duda, hay un exceso de calcio en la dieta de tu perro. Habitualmente es el resultado de una dieta cruda que contiene demasiado hueso o calcio, causando una afección conocida con el nombre de obstipación, un estreñimiento pertinaz que se resiste a los tratamientos habituales. Contacta con un nutricionista veterinario y te dará las indicaciones para enfocar la dieta, los ingredientes y su proporción correcta de lo que debe ingerir tu can.

DIARREA

Tiene una consistencia líquida y bastante frecuente. Por lo general, es un signo de ansiedad o estrés, pero a veces puede ser causada por un virus o un parásito. Puede causar deshidratación, por lo que debes estar atento especialmente con los cachorros de que se mantengan hidratados.

Cuando las heces no han recogido suficiente bilis para volverse marrones, obtienen un tono anaranjado. En este caso, estarían indicando problemas en el hígado o en la producción de bilis.

ESTREÑIMIENTO

Es el resultado de una dieta baja en fibra, con proteína y cereales de baja calidad. No es peligroso a corto plazo, pero puede traerte quebraderos de cabeza en unos años.

CACA VERDE

Si aparecen briznas de hierba, NO HAY NADA DE LO QUE PREOCUPARSE. También podría indicar que haya ingerido veneno como matarratas. Si es este segundo caso, comunícate inmediatamente con el veterinario.

CACAS CON TRAZAS AMARILLENTAS

Estas heces te están avisando de una posible transición difícil y está pidiendo bajar el ritmo. Intenta identificar si tu perro es alérgico a un determinado ingrediente o si necesita más tiempo para adaptarse al cambio de dieta.

¿Y LAS HECES DE MI PERRO PORQUÉ SÓN MÁS DURAS CON LA COMIDA NATURAL?

Una duda habitual que nos preguntáis mucho es el cambio de las heces cuando cambiamos la alimentación del perro a una dieta natural. Es normal que, al aprovechar y asimilar mejor los nutrientes de de la comida, las defecaciones sean menos habituales y más consistentes que, por ejemplo, con una alimentación basada en pienso seco o latas de comida húmeda.