Siempre intentamos informaros sobre situaciones que os preocupan, enfermedades, consejos nutricionales… El caso de la Dermatitis, está siendo muy común entre nuestros peludos clientes, actualmente afecta a más del  10% de los perros.

En este post os vamos a explicar más sobre ello, cómo evitarla, síntomas, tipos y por supuesto, como influye la alimentación.

¿Qué es la dermatitis y cómo afecta?

La dermatitis en los perros es una condición que genera inflamación de la piel causando el prurito que es el constante rascado, quemazón, escozor e incluso infecciones en la piel. Estos síntomas ocurren cuando la piel, pierde la barrera protectora y por lo tanto, filtran todos los patógenos y la derma se vuelve mucho más vulnerable a captar cualquier bacteria.

Se trata de un problema muy incómodo para el perro y no fácil de diagnosticar, pero con un poco de ayuda y perseverancia se puede mejorar mucho, muchas veces se acude asiduamente al veterinario sin obtener aún una respuesta clara, la respuesta más habitual suele ser: prescribir un pienso hipoalergénico, cuando realmente no conocemos del todo el factor que lo provoca, puede tratarse de una reacción provocada por una alergia ambiental, alimenticia, de condiciones meteorológicas… 

De todos modos, os avanzamos información sobre el tratamiento: Los cambios a una mejora en Nutrición, por supuesto, comida real 100×100 natural, pueden ser decisivos para ayudar a desaparecer estos

Constitución de la piel del perro y funciones:
  1. Epidermis: Es la capa de fuera, la verdaderamente protectora, está formada por Queratina y Melanina, no tiene vasos sanguíneos, es la parte menos sensible pero la más dura, su renovación es cada 21 días.
  2. Dermis: Se encuentra justo debajo de la Epidermis, parte más gruesa de este órgano, encontramos los componentes del que funciona la piel como: vasos sanguíneos y linfáticos, glándulas sebáceas y folículos pilosos.
  3. Hipodermis (tejido celular subcutáneo): Es la capa más interna de la piel y está compuesta principalmente de tejido graso, aunque dependiendo de la raza puede tener más o menos de estos tejidos.nuestro perro se encuentre fuerte y cargado de defensas.
Sus funciones:
  • Barrera defensiva: Defiende la piel de agentes externos.
  • Depuradora: Desintoxicación a través del sudor.
  • Termo regulación: Con la vaso-dilatación y la vaso-constricción se regula la temperatura corporal.
  • Almacén: Almacenaje de nutrientes como los electrolitos, vitaminas, proteínas hidratos de carbono, etc.
  • Activación de Vitamina D: Para que se lleve a cabo es esencial que el perro tome el sol para que su intestino pueda absorber esta vitamina.
  • Percepción: Notar el tacto, el frío, dolor, picor, etc.
  • Movimiento y forma: Al ser elástica y resistente se adapta a ello.
¿Cómo mejorar los síntomas?

Tal y como hemos comentado, los síntomas más comunes son: Rascado continuo, lamido frecuente, rojeces, inflamación e infección, pérdida del pelo en exceso…

Una de las estrategias más efectivas, será el cambio de alimentación, aunque parezca extraño relacionar el sistema inmune con el aparato digestivo y las reacciones alérgicas, tiene una estrecha relación para conseguir que estos síntomas vayan desapareciendo.

Si aumentamos el sistema inmune, la reducción de alergias está asegurada, partiendo de la base de que cualquier alergia no es más que una respuesta exagerada del sistema inmune descontrolado en el animal, que reacciona ante un estímulo que realmente no debería causar ninguna alteración en el organismo. Con una dieta que contenga como ingrediente base la carne, tendrá una flora intestinal sana y su sistema inmunitario se mantendrá al 100% para poder combatir cualquier patógeno, con un alto nivel de anticuerpos.

El perro alimentado con una dieta a base de cereales, está muy predispuesto a sufrir enfermedades intestinales, alergias e intolerancias, dermatitis, alopecia canina…

Gracias a los ácidos grasos esenciales que  contiene la dieta natural y en concreto, Dogfy Diet, la mejoría está asegurada. Son ejemplos estos nutrientes: la vitamina D, zinc, glutamina, vitamina C y omegas 3 y 7, que se han contrastado como medidas terapéuticas muy eficaces en estos cuadros.

Suplementos alimenticios:
  • La cúrcuma, favorece el bloqueo de las inmunoglobulinas E, reduciendo o previniendo así los síntomas de las alergias.
  • La espirulina es un potente antioxidante y otro efectivo inmunomodulador que podemos utilizar para los problemas de alergias en nuestros peludos.
  • La levadura de cerveza es una de las mejores fuentes naturales del complejo vitamínico B 
  • Los ácidos grasos omega 3, mejor si son de origen animal (siempre que no haya alergia al alimento) nos ayudarán a reducir la inflamación generalizada y mejorar la calidad de piel y pelo, que es uno de los síntomas que podemos ver frente a las alergias (caída de pelo). Por ejemplo, aceite de Slamón, elixir de mar, aceite de bacalao, sardinas…
Productos naturales para uso externo:
  • Cremas calmantes con aceite esencial de caléndula, aloe vera, aceite de coco
  • Champús y lociones de ZINC.
  • Champús de Ph neutro también funcionan muy bien y un cepillado periódico con un cepillo suave que mantenga su pelo limpio.

Aplicar los aceites esenciales que posean gran cantidad de vitaminas del grupo B son muy beneficiosos para la piel de nuestras mascotas con dermatitis atópica.

Actualmente en Dogfy Diet, son muchos los peludos que llegan con sus dueños desesperados con la idea de intentar mejorar la calidad de vida de su mejor amigo, con constantes rascados, pérdida de pelo, incluso con afección al aparato digestivo… han usado piensos hipoalergénicos pero sin éxito (incluso a veces se han empeorado los síntomas), medicamentos durante muchísimo tiempo y finalmente mediante una dieta natural y algunos suplementos hemos podido mejorar progresivamente reduciendo estos síntomas.