¿Qué comida es mejor para tu perro? Hablamos de las diferentes opciones, desde el pienso tradicional, hasta las dietas naturales.

Cuando hablamos de la alimentación de los perros, no cualquier cosa vale. La opción más saludable son las dietas caseras, pero hay que tener conocimientos sobre nutrición canina para evitar carencias nutricionales.

Antes de diseñar la receta para nuestro perro, es necesario tener en cuenta que hablamos de un animal carnívoro facultativo. Esto quiere decir que anatómica y fisiológicamente cumplen los estándares de un carnívoro, pero tienen la capacidad de digerir y aprovechar nutrientes provenientes de las frutas, verdura, legumbres y cereales. Por tanto, en cualquier dieta, hay que fijarse en el etiquetado, especialmente en el porcentaje de proteína que le damos y en el valor nutricional proteína y lo aprovechable para el organismo de nuestro perro. Muchos piensos incluyen ciertos subproductos animales de bajo valor nutricional que al final, el organismo de nuestro perro no puede aprovechar.

¿QUÉ OPCIONES TENGO PARA ALIMENTAR A MI PERRO?

Actualmente el mercado alimenticio canino muestra la concienciación sobre la nutrición, y se han creado varias nuevas tendencias alimenticias en las dietas para nuestros canes. Genéricamente, las categorizaríamos en:

  • Pienso

La opción más habitual pero menos recomendable. Estas bolitas se crean sometiendo a los ingredientes a un proceso de cocción a altas temperaturas y presiones de más de 200ºC, donde se pierden casi todas sus cualidades nutritivas. Para compensar, se le añaden a través de aditivos, conservantes, saborizantes, aromatizantes.

  • Dieta BARF (Biologically Appropriate Raw Food) o ACBA (Alimentos Crudos Biologicamente Apropiados)

Una dieta natural basada en huesos carnosos crudos, es decir los huesos con carne y músculos de res y complementado con fruta y vegetales crudos, huevos y vísceras.

¿Contras? Hay que asumir el riesgo de que algunos de los ingredientes frescos puedan contener bacterias como la Salmonella y Campylobacter. En un estudio que realizó la FDA, el estudio «identificó un riesgo potencial para la salud de las mascotas que comen alimentos crudos y para los propietarios que manejan el producto».

Por lo tanto, existe un riesgo de que, tanto los perros como las personas que conviven con ellos tengan un mayor riesgo de contraer infecciones bacteriológicas como las mencionadas.

  • Comida casera cocinada

Se trata de una variante de la dieta natural en la que, a diferencia de las dietas BARF, los alimentos son sometidos a un proceso de cocción controlado. Esto se traduce en todas las ventajas de una alimentación natural en la que controlas todo el proceso y el contenido, pero evitas el riesgo bacteriológico que supone la BARF. Es la variante por la que nos hemos decantado en Dogfy Diet.

¿SI EL PIENSO NO ES RECOMENDABLE, POR QUÉ LO CONSUME TANTA GENTE?

Entonces, ¿por qué es una práctica tan extendida el alimentar a nuestras mascotas con piensos ultraprocesados? La principal razón es la gran campaña de marketing a través de los años donde se presentan como la única opción para alimentar a los canes.

No obstante, la mayoría de los piensos se generan con residuos de mataderos no aptos para el consumo humano. Esto se permite puesto que la alimentación de los perros se controla por parte del Ministerio de Agricultura mientras que la alimentación para las personas se rige bajo el control del Ministerio de Sanidad, quien impone unos estándares de calidad y control superiores.

Adicionalmente, durante muchos años son las grandes marcas de piensos las que se han ocupado de la formación de los veterinarios en la materia de nutrición básica. No obstante, los nutricionistas veterinarios, es decir, los especialistas reales en materias de nutrición suelen desaconsejar el pienso en la mayoría de los casos. Algunos expertos definen el pienso como la comida rápida de los perros, aunque el grado de procesamiento y los ingredientes variarán en cada marca, haciéndola más o menos adecuada.

Comida casera

Los piensos vendidos en supermercados habitualmente son de una calidad inferior a los que se venden en los veterinarios. Aún así es muy improbable que se cree un pienso que supere los beneficios de una alimentación natural.

¿DIETA BARF O COCINADA?

Partiendo de la base que una dieta natural siempre será más recomendable que el pienso, en Dogfy Diet nos decantamos por la dieta cocinada, por una serie de razones:

  1. Aunque los perros tienen un sistema digestivo resistente a una cierta carga bacteriológica, es más recomendable evitar la exposición, sobretodo a bacterias peligrosas para nuestros perros como las mencionadas anteriormente.
  2. La palatabilidad del alimento es mayor y la digestibilidad es más fácil.

OPINIONES DE DOGFY DIET

Siempre decimos que los mejores críticos gastronómicos son los perros. Por eso, os dejamos un par de artículos de personas y sus perros que nos han probado. En El blog de Uma tenéis una reseña de la experiencia de Uma, una perrita mestiza que ya ha probado Dogfy Diet. También nos avala Toppercan, donde podéis encontrar la reseña de Anka y su experiencia de estos meses con nuestros menús caseros.