Eplilepsia

La epilepsia es una patología neurológica hereditaria de origen desconocido cuyo principal síntoma son las convulsiones. Estas se producen por un exceso de actividad eléctrica cerebral o por un defecto de su inhibición.

Sin embargo, las convulsiones pueden darse y no tener nada que ver con la epilepsia. Sería el caso de las intoxicaciones, neoplasias (tumores), problemas vasculares, hipoglucemia (azúcar bajo en sangre), inflamación o infección del sistema nervioso.

La epilepsia se diagnostica cuando se descartan todos los otros motivos. Algunas razas propensas a sufrirla, serían los Golden Retriever, Labradores, Beagle, Boyero de Berna, Pastor Belga, Pastor Australiano, entre otras.

Características principales de la epilepsia

  • Edad: puede manifestarse entre el primer año y los próximos cinco.
  • Aparece de repente y de forma aguda.
  • No existe patrón en las convulsiones.

Muchos de los perros que son diagnosticados con epilepsia son medicados con fármacos antiepilépticos de por vida, pero pocos son los veterinarios que optan por un cambio en la alimentación – seguramente por desconocimiento - dejando atrás los procesados y alimentos que hacen que los ataques se produzcan de forma más frecuente.

Se ha demostrado que, con una alimentación adecuada a esta condición, se reduce la aparición de ataques epilépticos, y que influye directamente sobre las crisis.

Perro estirado sobre moqueta

¿Qué comida se recomienda para un perro con epilepsia?

Para perros epilépticos tenemos que seguir una dieta cetogénica. Los cuerpos cetónicos son la principal fuente de energía para el cuerpo y el resultado final de la metabolización de las grasas. Vamos a detallar en qué consiste esta dieta:

  • Niveles elevados de grasa:
  • Moderados niveles de proteínas: muy importante que sean de alto valor biológico.
  • Bajos niveles de carbohidratos: evitaremos hidratos de carbono de alto índice glucémico (como los cereales).
  • Dieta rica en ácidos grasos Omega 3 (especialmente DHA)

Ofrecersuplementos y complementos

  • Aceite de coco.
  • Aceite de algas o de pescado alto en DHA.
  • Magnesio.
  • Vitamina B6.
  • Carbohidratos de media carga glucémica.
  • Vitamina D3 optimizada (con control del veterinario).
  • Permeabilidad intestinal con probióticos como el yogur natural o el kéfir y prebióticos.
  • Detoxificación hepática, con alimentos como la cúrcuma.
  • Aceite de CBD.

Si tenemos un peludo con epilepsia, lo primero que deberemos plantearnos hacer es un cambio de alimentación, además de contactar con un nutricionista especializado en alimentación natural para perros. Como hemos comentado anteriormente, se ha estudiado que la alimentación tiene un papel muy importante en la reducción de los síntomas originados por la enfermedad, incluso llegando a hacerlos desaparecer.