Suplementar a un perro con probióticos, una opción recomendable

En este blog os queremos dejar un manual sencillo y básico en relación a varios probióticos naturales y funcionales, siendo estos suplementos que podemos añadir en la comida de nuestro perro. Nuestros menús naturales están completos y equilibrados, pero aún así, nos gusta recomendarlos en algunos casos ya se como un extra que aporta beneficios o en caso de problemas relacionados con la flora intestinal.

¿Qué beneficios aportan los probióticos en la dieta de un perro?

  • Reducción del número de bacterias «malas» que pueden causar infecciones o inflamación.
  • Reemplazo a las bacterias buenas cuando hay desgaste (como cuando se toman antibióticos).
  • Restablecimiento del balance bacteriano para que su cuerpo siga funcionando correctamente.
  • Mejora del sistema inmunitario. Si alimentamos a nuestro perro con una dieta casera que contenga como ingrediente base la carne y además añadimos probióticos, tendrá una flora intestinal sana y su sistema inmunitario se mantendrá al 100% para poder combatir cualquier patógeno, con un alto porcentaje de anticuerpos.
  • Las bacterias probióticas sintetizan vitaminas del grupo B. Las vitaminas del grupo B actúan como nutrición para la piel y el pelo, y protegen la vaina de mielina de las células nerviosas.
  • Envejecimiento celular más lento.
Cuenco de levadura de cerveza

¿Qué probióticos podemos ofrecer?

Lácteos fermentados

Resultan una opción fácil y sencilla de conseguir. Puede ofrecerse de forma diaria, sin descansos, pero no por obligación.

  • Yogur natural: tiene que ser sin azúcares y sin edulcorantes. Si es de vaca, a ser posible, que sea de vacas alimentadas con pasto.
  • Kéfir de cabra u oveja: se recomienda la siguiente dosis, según el tamaño del perro.
    • Perros pequeños (0 – 10 kilos de peso corporal): 30 gramos
    • Perros medianos (10 – 25 kilos de peso corporal): 60 gramos
    • Perros grandes (+ 25 kilos de peso corporal): 90 gramos

Levaduras

Las levaduras, aparte de ser probióticas, también son prebióticas y antiparasitarias. No hacen falta descansos en las tomas, pero no recomendamos ofrecerla cada día.

  • Levadura de cerveza: no es apta para todos los peludos, por ello, es mejor consultar con el equipo de nutrición y salud canina. La dosis recomendada es ½ cucharadita por cada 4kg de peso del perro.

Comida fermentada

Es una opción algo más elaborada, pero también muy recomendable. Se puede ofrecer en días sueltos de forma semanal, siempre una cucharadita por cada 4kg de peso del perro o un puñado pequeño sobre sus comidas.

  • Vegetales fermentados: zanahoria, endibia, achicoria, calabaza, calabacín, entre otras.
  • Pescado fermentado

Ejemplo de receta de comida fermentada

Llenamos un frasco o recipiente de cristal de agua mezclada con sal (1 cucharada y media de sal cada dos tazas de agua). Añadimos las verduras cortadas en trozos y cerramos bien el recipiente. Lo guardamos en un lugar donde no toque luz durante una semana. Como extra, podríamos añadirle especias (hierbas secas) para darle un sabor diferente (por ejemplo, romero, perejil y/o tomillo).