La importancia de controlar el peso de nuestros perros

Seguro que muchas veces hemos oído que algunos perros están un poco por encima de su peso, pero también es frecuente que les cueste ganarlo, hecho que puede frustrar a muchos petparents. En este artículo, veremos algunos motivos y posibles patologías que pueden causar pérdida de peso en nuestros peludos.

¿Cuáles pueden ser los motivos?

  • No cumplir con su requerimiento energético: esto ocurre cuando le ofrecemos menos alimento del que le hace falta. Para evitar esta situación, deberemos llevar a cabo un control de peso estricto. Este control de peso es muy importante, sobre todo en cachorros, que a medida que crecen van aumentando también su necesidad calórica, por lo que se hace necesario adecuar las raciones.
  • Nivel de actividad y edad: si nuestro perro hace mucho ejercicio o es muy activo, necesitará más aporte calórico que un perrito con las mismas características, pero más sedentario. La edad también influye, por ejemplo, los cachorros son los que necesitan más aporte calórico proporcionalmente
  • Raza: algunas razas concretas necesitan ingerir más comida por sus características. Estas razas podrían ser el Border Collie, Pastor Alemán, Boxer, Braco, y algunos perros de caza.
  • Trastornos gastrointestinales: que pueden estar provocados por algunas bacterias o parásitos o por haber comido algo que no debían. En algunas ocasiones, el dolor y las molestias pueden ser causa de una pérdida de apetito. Cuando estas molestias se acompañan de diarreas y vómitos, los nutrientes no están siendo debidamente absorbidos y al perder líquido, también suelen perder peso.

En ocasiones, nuestros perros pueden perder apetito y estar más aletargados. En estos casos, recomendamos hacer una analítica, ya que es posible que esté indicando un problema mayor, como por ejemplo podría ser una enfermedad hepática.

Perro en brazos

¿Qué patologías presentan pérdida de peso?

  • Insuficiencia renal: cuando se da esta condición, los riñones de nuestro perro dejan de funcionar de manera eficiente. Es una enfermedad grave y bastante común.
  • Megaesófago: enfermedad poco común que evita que el perro digiera y absorba de forma eficiente los nutrientes. Los perros que sufren esta enfermedad presentan una malformación en el esófago y el transporte de los alimentos hacia el estómago no se hace correctamente. Para estos casos, recomendamos ofrecer el alimento en un comedero elevado para que pueda llegar al estómago con mayor facilidad.
  • Insuficiencia pancreática: se produce cuando el páncreas no genera las enzimas digestivas suficientes para mantener su sistema, por lo que no pueden obtener los nutrientes y la energía que necesitan. Los perros con esta enfermedad suelen tener mucho apetito ya que intentan obtener el aporte calórico que les falta, pero no consiguen aumentar de peso. A veces se acompaña de diarreas.
  • Otras patologías metabólicas: como podrían ser el hipertiroidismo o la diabetes mal controlada, que también pueden generar pérdidas de peso en nuestro perro.