¿Por qué mi cachorro no quiere comer?

Por regla general, siempre se ha catalogado al perro como un animal voraz y glotón con la comida. Pero como en todo, no podemos englobar a una especie con un carácter o rasgo, cada raza o cada mestizo tiene un carácter distinto por completo. El factor genético influye, pero también influyen muchos aspectos más, tales como el entorno, la situación emocional del perro, su comida actual y por supuesto, su salud.

Cuando tenemos un cachorro en casa, lo consideramos un miembro más de la familia, y muchas veces, la preocupación por no verlo comer toda su ración diaria o que el momento de comer para ellos no sea agradable, para nosotros, como dueños, papás y mamás perrunos, llega a ser desesperante.

En este blog, vamos a hablar de las posibles causas físicas o psicológicas que desembocan en que un cachorro se niegue a comer.

¿Cuáles son esos motivos?
Motivos psicológicos/conductuales:

La comida no le gusta o se ha cansado de ella:

Este es un punto muy común y habitual, sobre todo en razas minis. Y es que este grupo de razas necesitan muy pocas calorías a lo largo del día para sentirse satisfechos y además suelen tener un paladar más exquisito. Si este es nuestro caso, es muy importante que no le acostumbremos a que coma lo mismo que estamos comiendo nosotros y mucho menos, en el mismo momento que nosotros estamos haciendo la comida del día. Así mismo, evitar darles snacks o premios de más, ya que como hemos comentado, enseguida quedan satisfechos y tienen el suficiente alimento en su estómago para aguantar todo el día.

Una solución que proponemos a esta dinámica es que los peludos sientan que existe variedad para ellos a la hora de comer. Por ello, les podemos cocinar en casa, u optar por nuestras recetas cocinadas, entre las que existen 4 menús diferentes.

¿Qué es una dieta casera cocinada?

Es una dieta basada en alimentos frescos y aptos para el consumo humano, con ingredientes llenos de nutrientes, vitaminas y minerales. Estos alimentos son sometidos a un proceso de cocción controlado, evitando así riesgos bacteriológicos y obteniendo así una mejor conservación de sus nutrientes originales, así como también más palatabilidad y una mayor potencia de las características organolépticas (olor, color, sabor…) que hace mucho más atrayente la comida para nuestros perros.

En Dogfy Diet, ofrecemos variados y equilibrados menús para el paladar y la salud de los perros. Existe también un seguimiento nutricional seguro, y los menús van personalizados en raciones según las necesidades de los peludos.

Veamos otros posibles motivos psicológicos por los que nuestro cachorro puede presentar inapetencia:

Estrés/ansiedad:

Este motivo muchas veces pasa desapercibido por completo por los humanos. En este caso, notaremos a nuestro cachorro decaído y totalmente indiferente ante su plato de comida.

Esta situación puede ocurrir por múltiples causas, desde una mudanza, un fallecimiento o simplemente un cambio de rutina u horario. Recordemos que nuestros perros son animales rutinarios.

Cachorros que deben habituarse a un nuevo espacio:

Con la llegada de un cachorro, nos podemos encontrar que los primeros días se muestre inapetente. Esto es bastante frecuente en los primeros días, y se debe a que tiene que adaptarse a un nuevo espacio. Con el paso de los días, nuestro cachorro empezará a pedir comida constantemente, de lo contrario, la causa no sería psicológica, sino física, y deberíamos acudir al veterinario.

Cachorro tumbado

Motivos físicos:

La lista de trastornos que pueden manifestarse con la ausencia de apetito es interminable y en ella se incluyen desde problemas leves, como trastornos digestivos, hasta patologías de gravedad como el parvovirus canino.

Problemas gastrointestinales:

Puede ser debido a un alimento que no le ha sentado bien, y debido a ello, puede presentar dolor estomacal e incluso a veces, presentar hinchazón en el abdomen.

Muchos perros realizan ayunos de forma voluntaria debido a un cambio de dieta o bien al ingerir algo que no deberían haber ingerido. Si detectamos esto, es importante que después introduzcamos una dieta blanda para él, y asegurarnos de que su estado de salud no empeore.

Obstrucciones/alimentos inadecuados:

Si nuestro cachorro ha ingerido algo que no puede digerir, tal vez se sienta mal, o incluso puede tener una obstrucción en el estómago o en los intestinos. Si el perro vomita espuma blanca, líquido amarillo o algún objeto extraño, esto nos estará indicando posiblemente una obstrucción por la ingesta de alimentos inadecuados.

Dolor en la zona bucal/cambio de dientes:

Es muy importante que prestemos atención a la salud de nuestros cachorros. Debemos recordar que están en crecimiento, y es normal que las encías se inflamen y puedan tener un poco de molestia o dolor.

En cualquier caso, queremos remarcar la importancia de la prevención y de la observación continua de posibles síntomas adversos en nuestros peludos. A la mínima que podamos tener una sospecha sobre una afección grave, deberemos consultar a nuestro veterinario de confianza.