Cómo cuidar a un cachorro

Cuidar de un cachorro es algo que debemos tomarnos muy en serio, pues no solo consiste en darles cariño y amor.

Un cachorro necesita cuidados específicos que deberán proporcionarse para asegurar una buena salud y calidad de vida, y en este artículo os vamos a hablar de cuáles son:

  1. Baños: es recomendable empezar a dar baños a nuestro cachorro después de unas semanas de tenerlo en casa. Cuando nos aseguremos de que la adaptación se ha realizado correctamente y sepamos que se encuentra a gusto y seguro en su ambiente, podemos empezar a plantearnos bañarle.
    Debemos de tener en cuenta que no debemos abusar de estos baños, pues eso podría causar daños en su piel de su pH y en sus aceites naturales. Solo será necesario bañarlo si detectamos que después del paseo está sucio o embarrado o se ha rebozado por algún lugar que sospechamos pudiera no estar limpio.
    Dependiendo del tamaño de tu cachorro, puedes bañarle en un recipiente (tipo bañera para bebés) o en la bañera habitual. Es importante que la temperatura del agua sea tibia y que el jabón que usemos para lavar a nuestro cachorro sea neutro para su piel, a ser posible que contenga ingredientes naturales.

  2. Lavar sus dientes: siguiendo una dieta natural como la de Dogfy Diet, no haría falta lavar los dientes porque nuestra alimentación previene el sarro y cuida la higiene bucal de nuestros perros. En cambio, es posible que si nuestro perro se alimenta con procesados tengamos que realizar alguna higiene dental, pues existirá una tendencia a generarse sarro y mal aliento. Recomendamos que, para lavar los dientes de un perro, consultemos con el veterinario la mejor forma de hacerlo. El aceite de coco es un maravilloso dentífrico natural.

  3. Cuidar de su pelaje: puede hacerse mediante cepillado o acudiendo directamente a un centro especializado (peluquería canina). En cualquier caso, también es algo que deberemos tener en cuenta con regularidad.
Cachorro con la lengua fuera

En conclusión, un cachorro requiere de muchos cuidados que debemos tener en cuenta antes de decidir traerlo a casa, pues, como ya hemos comentado, son imprescindibles para su bienestar.