Es importante aprender a entender los conceptos que leemos en las etiquetas de alimentación. En este caso os hablaremos de la ceniza bruta, qué es y qué aporta a tu perro.

A lo largo de los años y con los avances nutricionales en perros, se han planteado muchas cuestiones, se han realizado muchas investigaciones y a día de hoy hay muchas preguntas aún sin resolver o dudas que nos podemos plantear a la hora de elegir la mejor alimentación para nuestro perro. Siempre intentamos daros respuesta a vuestras inquietudes y una de ellas es la “ceniza bruta” en nutrición canina.

¿QUÉ ES LA CENIZA BRUTA?

Se trata de un conjunto de minerales como calcio, fósforo, zinc, hierro, que provienen de cualquier combustión de alimentos, y, en nuestro caso, de la cocción a baja temperatura para no perder los nutrientes.

La ceniza bruta es un ingrediente que suele crear muchas dudas nutricionales, pues es necesaria para el organismo de nuestros perros de hecho es muy valiosa y beneficiosa para ellos.

Dado a que en nuestros menús no añadimos ningún tipo de aditivo, utilizamos esta ceniza bruta que proviene de la misma cocción para que no tengan deficiencia de minerales, de esta forma aseguramos el crecimiento de los huesos y el desarrollo de los tejidos de nuestros más peludos. Sobre todo en el caso de los cachorros es muy necesario que reciban calcio y fósforo para estar sanos y que tengan un crecimiento óptimo.

¿CUÁL ES LA CANTIDAD RECOMENDADA?

La alimentación procesada va a tener mucha más cantidad de ceniza bruta que la alimentación natural, puesto que si aumentamos los valores que necesitan nuestros perros, puede ser perjudicial.

Nuestros menús contienen aproximadamente entre el  1 y el 2,50%, es una cantidad buena para no provocar el efecto contrario, si nos excedimos de ceniza bruta como podría ocurrir con la alimentación ultraprocesada, podría provocar:

  • Insuficiencias renales
  • Problemas urinarios (formación de cristales)
  • Daños en el estómago y el tracto digestivo

De aquí la importancia de escoger la nutrición natural para nuestros canes, las harinas e ingredientes de los alimentos procesados siempre van a tener un mayor índice de cenizas brutas de las que necesitan en su organismo.

Si nos adentramos en el origen del perro, sólo comerían esas cenizas de los huesos de los animales, por tanto debemos intentar adaptarlo al máximo a su naturaleza y de asemejar la dieta al máximo a sus inicios y necesidades genéticas.

ADEMÁS DE LA CENIZA BRUTA: ¿DEBO SUPLEMENTAR LA DIETA?

No es estrictamente necesaria la suplementación de minerales, ya que nuestra dieta está balanceada y equilibrada para cualquier perro sano.

En una entrada anterior hablábamos sobre huesos y comentábamos la importancia de estos como suplemento de fósforo y calcio, en este caso las cenizas brutas lo aportan pero además podemos optar por añadir a la alimentación:

  • Cáscara de huevo: Muy bien molida y si puede ser previamente hervido. (calcio, fósforo, zinc, magnesio)
  • Yogurt Natural: Calcio
  • Algas lithotanium de calcio: El calcio del mar

Como conclusión, debemos recordar que la ceniza bruta no es dañina para nuestros perros. Todo lo contrario, en las cantidades correctas cantidades supondrá una fuente que aporte los minerales necesarios para nuestros perros.