Te explicamos cuál es el proceso que recomendamos a nuestros clientes para realizar una transición de pienso a comida natural.

Si te estás planteando cambiar la dieta de tu perro a una dieta natural, esta entrada es para ti. El estómago de muchos perros que se alimentan de dietas ultraprocesadas durante un largo periodo de tiempo, tienen una flora intestinal muy pobre y necesitan pasar por un periodo de transición hacia la comida natural.

¿QUÉ TIPO DE TRANSICIÓN ES MEJOR?

Cada perro es un mundo. Por eso, lo que les funciona a unos no tiene que funcionarles a todos. Os presentamos dos posibles maneras:

  • Cambio directo

Consiste en el cambio de un día para otro de pienso a comida natural. Si tu perro está sano y no tiene el estómago sensible es un tipo de cambio que puede funcionar bastante bien.

En un cambio drástico, es recomendable empezar por proteínas fáciles de digerir, como el menú de pollo, pavo o salmón, manteniendo durante unos días la misma proteína para facilitarle el proceso de adaptación.

  • Dieta de transición

Se trata de un cambio gradual combinado entre su comida anterior y la nueva dieta natural. Queremos hacer un inciso en hacer la transición en tomas separadas, es decir, darle, por la mañana su nueva comida natural y por la noche su pienso. Las tomas separadas son recomendables para evitar problemas por los diferentes ritmos de digestión.

La digestibilidad es el parámetro que mide la capacidad de una especie para digerir y aprovechar un nutriente. Nuestra veterinaria nutricionista Vetropia os habla en mayor profundidad en su vídeo sobre comida natural.

  • La comida natural se caracteriza por sus proteínas de alta digestibilidad, es decir, los alimentos son más fáciles de digerir y el organismo aprovecha un mayor porcentaje de la comida ingerida. Como consecuencia, se genera menos residuos y, por tanto, se reducen los excrementos.
  • En contraposición, el pienso tiene una baja digestibilidad, lo que implica que el organismo aprovecha menos el alimento ingerido, absorbe menor cantidad de nutrientes y, por tanto, se genera más residuos.

A nuestros clientes les recomendamos una dieta de transición, puesto que la mayoría vienen de alimentar con pienso a sus mascotas. El proceso del que os hablamos es el siguiente:

  • En contraposición, el pienso tiene una baja digestibilidad, lo que implica que el organismo aprovecha menos el alimento ingerido, absorbe menor cantidad de nutrientes y, por tanto, se genera más residuos.
  • Los dos primeros días deberían ingerir 75% comida antigua y 25% menú natural.
  • El tercer y cuarto día, el 50% comida antigua y 50% menú natural.
  • Los días 5 y 6, el 25% comida antigua y 75% menú natural.
  • A partir de día 7 ya pueden darle 100% menú natural.

Recordamos que la dieta de transición no es una ciencia exacta, por lo que es posible que tu perro necesite más tiempo para adaptarse. Se pueden alargar las etapas de transición tanto como el can necesite.

¿CÓMO SABER SI A MI PERRO LE SIENTA BIEN LA DIETA?

Un problema que suele surgir durante el cambio de alimentación, especialmente en canes que se han alimentado de piensos y latas ultraprocesados, es que el perro haga heces más líquidas de lo normal o incluso tenga algún vómito. No hay nada de lo que preocuparse, es síntoma de que el estomago se está adaptando a las nuevas bacterias buenas que incorpora la dieta natural.

Como comentamos en el post suplementos, los probióticos son una excelente opción para acompañar su nueva dieta. El yogur natural con bífidus o kéfir de cabra ayudaran a regenerar la flora intestinal.

¿Os animáis a uniros a la revolución canina? Desde aquí queremos animaros a probar la dieta natural y a conocer todos sus beneficios (que no son pocos). Si todavía no os hemos convencido, echadle un ojo a nuestro post sobre comparativas de diferentes dietas.